Blog

La plancha no muerde: 5 consejos para planchar camisas y salir ileso.

Clintu-5-consejos-para-planchar-camisas

Ha llegado el momento de poner fin a eso de ir a trabajar intentando disimular tus camisas arrugadas o lo de llevarle la colada cada semana a tu madre. Le tienes miedo a la plancha y lo sabemos, por eso en Clintu queremos contarte algo: la plancha no muerde. A veces quema, eso no lo vamos a negar, pero con los cinco consejos para planchar camisas que leerás a continuación aprenderás a dominarla.

1. Kit de plancha
Para ponerte manos a la obra necesitarás el “kit esencial de planchado”. Olvídate de trucos como el secador de pelo o el vapor de una ducha caliente, si nos ponemos, nos ponemos en serio. Lo que necesitas es una buena plancha y una tabla cubierta por una funda especial para el planchado. Si alguna vez has montado un mueble de Ikea, lo de la tabla será pan comido. Solo tienes que asegurarte de que la montas a la altura de tus caderas, para no deslomarte.

2. Lee las instrucciones de planchado
Una vez hayas montado la tabla, enchufa la plancha y espera unos minutos para que se caliente. Mientras tanto, te recomendamos algo que seguramente no hayas hecho nunca, pero que es una de las claves del planchado. Lee atentamente las etiquetas de cuidado de las prendas. Cuando consigas descifrar los símbolos de las instrucciones sabrás cuál es la temperatura indicada, si debes planchar la prenda del revés o si es mejor que no la planches (no te emociones, no suele ser el caso).

3. ¡Cuidado!
En general, la temperatura de la plancha dependerá del tejido de la prenda:
Algodón y lino: caliente o muy caliente.
Lana: caliente y con varias pasadas rápidas.
Acrílico: tibia.
Seda: del revés y a temperatura tibia.

4. Prueba de fuego
Ahora que ya vas siendo un experto en planchado, hablemos de ese tema que tanto te preocupa: ¿cómo se planchan las camisas? Hay muchas opiniones respecto a este tema, pero nosotros te recomendamos lo siguiente. Empieza por el cuello, continúa por los puños hasta las mangas y, por último, plancha el cuerpo de la camisa. Sabemos que es una de las prendas que da más respeto, pero recuerda: la plancha no muerde.

5. El toque final
Cada vez que planches una prenda, déjala extendida un rato antes de guardarla y cuélgala en una percha. A estas alturas te apasionará planchar, pero tampoco es cuestión de volver a empezar de cero.

Después de estos 5 trucos para planchar camisas ya puedes atreverte con todo. Pero si aun así no tienes tiempo o, simplemente, no te apetece, el mejor truco que podemos darte es que reserves en Clintu.es o nos envíes un Whatsapp al 615 694 516 y te enviaremos un profesional para que lo haga por ti. Ese truco sí que no falla.

¿Aún pierdes tiempo limpiando y planchando?

Pruébanos
« Volver